Publicado: 3 de Abril de 2017

Las muelas del juicio en la mayoría de los casos no tienen espacio suficiente en la mandibula para erupcionar correctamente. Suelen tener posiciones inadecuadas y por ello lo recomendable es la extracción de éstas, a fin de evitar infecciones, dolores o lo que es peor, lesiones a las muelas adyacentes (reabsorciones radiculares) o la formación de quistes de erupción. Al estar mal orientados producen una gran lisis ósea y para ejemplo este caso que exponemos.


Pacienta de 55 años que se presenta a la consulta con unos dolores muy fuertes mandubilares y de oído,en la panorámica se ve un quiste de gran tamaño ( 2x3 cm) relacionado con la erupción fallida de la pieza 48

Dada la situación el tamaño y el volumen del mismo ponía en peligro la rama mandibular,  dejando una fina lámina de hueso que podía ser fracturada en cualquier momento.
Se le extrajo la muela, se limpió y legró el quiste teniendo cuidado de no lesionar el nervio dentario, que estaba expuesto, y se le pusieron 2 gr de hueso BiOs. Aquí está el resultado: