Publicado: 16 de Junio de 2017

Perder una pieza puede parecer poca cosa , pero no somos conscientes de las consecuencias que esto acarrea.


Es posible que no la echemos mucho en falta por que no se vea afectada la estética o no nos cause problemas a la hora de masticar .Sin embargo, el aparato masticatorio no es algo estático ,siempre está adaptándose a las nuevas circunstancias y cambios que sufre la boca.


Por ejemplo, éste caso en el que podemos observar que la pieza antagonista (pieza 16) a la pieza perdida (pieza 46) está buscando un apoyo que nunca encuentra para ocluir. Al buscarlo se extruye (se sale) quedando fuera de la linea de oclusión. Esto puede llegar al punto en el que la pieza empiece a tener movilidad y problemas periodontales que llevarán en un corto espacio de tiempo a la perdida de la pieza.