Publicado: 9 de Octubre de 2017

Paciente de 36 años que en una revisión rutinaria y la vista de la lengua su médico de familia decide diagnósticarla como enfermedad fúngica (hongos) recetándole un medicamento para ello.

Al examen clínico presenta una lengua humedecida y normal al tacto. El ph es de 7. La paciente no presenta dolor ni ninguna otra sintomatología, sólo el aspecto visual. Se la suprime el tratamiento antifúngico.

Comentario:

Se trata de una lengua geográfica, a menudo de origen familiar, hereditario. Al consultar a la paciente refiere de al menos dos familiares con lengua de aspecto similar.